Que listo es el Sr. Juan Pedro.

Primero y antes que nadas quisiera mostrar mis respetos. Y digo respetos porque aunque como todos saben, mis amores por el encaste bodeguero son nulos, otra cosa distinta es las personas, sobre todo las inteligentes, las que le ponen todo en sus manos y no solo lo mantienen, sino que son capaces de ampliarlas. Si, si, de acuerdo, otra cosa son los modos, métodos o formas de hacerlo, ahí cada uno con su conciencia, pero por lo menos el reconocimiento, porque demuestran que de tontos, nada de nada, no como otros.

Es el caso de D. Juan Pedro, un ganadero, un bodeguero, empresario de la prensa, bueno en definitiva, un empresario con mayúsculas al igual que toda la familia, lo que nunca sabremos es en que orden van los adjetivos, pero bueno, en el fondo es igual, un hombre de nuestro tiempo.

No quiero hablar aquí de los buenos vinos de la casa. Tampoco comentaré nada de Juan Pedro como empresario periodístico o como se llame, lo cierto es que el portal funciona a las mil maravillas y no lo digo por aquello de las visitas, no, lo digo por aquello de que se lo estén pagando los Taurinos. Negocio redondo. Tampoco sé en que grado de propiedad se mueve el Sr. Juan Pedro, me imagino que será el socio mayoritario, pero no lo sé, para eso habría que investigar y a pesar de que hay cientos de periodistas en paro, que están esperando un sueldito como becarios en algún medio, no parece que tengan mucho interés en ir practicando de verdad su "carrera".

Por cierto comentando el tema de los portales, hay uno que dice que es el numero uno. En sus editoriales se les llena la boca de decir que están para el aficionado y no se cuantas zarandajas más, pero siempre terminan lamentándose que el Taurineo no les deje ninguna migajas del pastel, bueno algunos si les dan, alguna migaja. Este portal da miedo entrar, porque se recarga trescientas veces por segundo, digo yo ¿para que tanto? Estas leyendo algo y el portal, tric, tric, tric, te pone nervioso. Claro así hay accesos todos.

Bueno no desviemos la atención del Sr. Juan Pedro, resulta que como iba diciendo, me interesa el mundo del toro y aquí es donde el Sr. se muestra en todo su esplendor. Primero va de indultador como la Sra Cabro.. perdón Narbona. Luego viene lo bueno y dice:  hay que darle al publico lo que está pidiendo, que es el toro con más picante. Tela marinera. Analicemos.

Este Sr. se ha artado a ir por la vida, con aquella cantinela familiar del toro artista, el toro que sirva para la muleta y que sirva para que el torero cree arte, para ello se han pasado muchísimos años moviendo a sus jaleadores para que lo pregonaran y lo propusieran allí donde ellos no estaban, o no podían llegar. La mayoría de los públicos y aficionados, todo hay que decirlo, se lo tragaron, porque así, el torerito de turno al que iban a ver a las plazas, con el que se hacían los retratos en los hoteles, triunfaba y triunfa cada tarde y ya se justificaba la entrada, la cena, las copas y las niñas de ese día.

Hoy estamos comprobando que de aquellos polvos vienen estos lodos y la fiesta, su fiesta, es tan aburrida que hasta los aficionadillos jaleadores del encaste bodeguero, se están largando de las plazas.

Este Sr., convenció a medio mundo ganadero con su historia y sus toros artistas y se lo montó de maravilla vendiendo todos los desechos de su ganadería, digo desechos porque a nadie se le pasa por la cabeza que lo mejor de la ganadería, por mucho que se pague, se lo va ha dar al comprador, cuando él piensa en seguir con el negocio.

Este Sr. entre otros, con su poder dentro de su fiesta, ha ido imponiendo a través de los periodistas del sobre, de la publicidad, los robameriendas, los estómagos agradecidos, sus ideas, ha sido capaz de convencer a medio mundo taurino de que eso que el tenia era un toro bravo, el tema llega hasta nuestros días, en que le han indultado este año algunos borregos, que se les puede catalogar de todo menos de toros bravos. Vamos a no ser, que los carretones de las distintas escuelas taurinas, ahora se les llame ganaderías. No, un carretón se le puede decir de todo menos toro bravo.

Este Sr. empresario, ganadero, se ha artado de ir de peña en peña (ya tiene narices la cosa) de conferencia en conferencia, exponiendo en ellas la forma de criar un toro bravo y sobre todo de pregonar a los cuatro vientos, que el toro hay que verlo en la muleta, de hecho lo del caballo es puro adorno dentro de la plaza. Ya verán como cuando triunfen las tesis de él y de la Narbona, el siguiente paso es eliminar el caballo. Quiero decir eliminarlo de la plaza, porque la función del caballo en estos momentos, ya la tienen eliminada.

En fin, como decía hace poco en una entrevista un ex ganadero,  este señor es lo más nefasto que le ha sucedido a la fiesta. Se llevan la mano con el Martín Arranz, según el ex ganadero.

Como magnifico empresario que es, se está dando cuenta que el consumidor se está cansando de su producto, que ya no llevan las figuras a nadie a la plaza y menos cuando van con sus toros o con su encaste. Tampoco los dineros son de los de arriba, de los que ganan los ganaderos de toros bravos. Y eso si que ya no puede ser. Hace poco, en su portal, nos ilustraban y preparaban el camino para que los incautos vieran lo que costaba criar un toro y que con lo que se cobraba no llegaba el dinero. Y amigos con la iglesia hemos topado, o se gana el que más o se rompe la baraja. Haber si un cateto de Galapagar va ha seguir ganando el doble que yo por corrida. Faltaría más.

Ahora nos sale con la ultima perla: "Ha sido una camada demasiado dulce, y ese no es el toro que se busca ahora. El público manda y hay que dar lo que pide". ¿Coño pero no es eso un toro artista?, ¿no son los que piden los toros bravos, palabra que usted elude con el eufemismo de picante, unos talibanes intransigentes y no se cuantas cosas más?

Claro D. Juan Pedro si es que es usted más listo que el hambre.

Durante muchos años las puertas de su finca han hecho cola los ganaderos y los nuevos ricos, para comprarle lo que a usted le sobraba, ha llenado usted el campo bravo con borregos descastados, con el agravante de que quien se los ha comprado, se los compraban porque no tienen ni idea de lo que es un toro bravo. Estos incautos e incultos, ahora ya no están, ya tienen sus borregos y además, sus ganaderías han ido degenerando hasta grados insospechables y que en vez de dar miedo o respeto, lo que dan es pena y risa en la plaza.

Como buen empresario sabe que para seguir manteniendo el negocio hay que cambiar, hay que dar un nuevo enfoque al producto y lógicamente apoyándose en los que usted maneja, le han indultado unos cuantos novillotes borregos, para empezar la campaña y decir que eso no tiene nada que ver con lo que hasta ahora vendía, que ahora hay que vender lo que demanda el público, que no es otra cosa que la emoción, es decir el Toro Bravo.

Vuelta ha empezar Sr. Juan Pedro y hacer caja, ahora pondrán en el catalogo, toros de Juan Pedro con picante, eliminamos lo de artista, eso ya no vende. Es la política de las grandes multinacionales hay que hacerle un restiling (o como se diga) al producto para que se siga vendiendo.

Pero no se crea, ahora no hay ni un solo figurilla que lidie toros bravos o con picante, como usted dice, bueno eso si se los torearán los de segunda fila,  los que no cobran o cobran poco, porque si sus toros con picante, van tres o cuatro veces al caballo, de ahora en adelante, pues se llevará usted todo el dinero de la tarta, exceptuando el de la parte del empresario, claro está. Mira por donde, que al final va ha tener que contratar a Victorino como Director de Marketing.

Me parece de perlas Sr. empresario, pero permítame que no le crea, permítame que dude de usted, permitame que yo siga sin comprarle la burra, hace mucho que la tiene desdentada, a usted los toros le importan un pimiento. Lo que le importa es seguir haciendo caja. Y por eso le admiro, es usted un autentico empresario de nuestro tiempo y muy inteligente, si señor, le felicito, porque estoy convencido que tendrá usted la aprobación en su montaje de todo el Taurineo y de sus correveidiles, sin duda. Dentro de cuatro o cinco años los toros con picante se los rifaran nuevamente los tontucios con dinero, que no ganaderos, otra vez a vender las vacas, becerros y los sementales, por cierto, cuide bien de los que le han indultado, son el comienzo de una granů negocio. Muy inteligente.

   

Archivo de Artículos