Castella corta una oreja de cada toro.


Corrida remixta, preparada para que todos los actuantes salieran por la puerta grande. Ni el Rejoneador, ni el matador, ni el novillero, lo han conseguido.


Con la plaza casi llena se han lidiado dos toros para rejones de Murube descastados y blandos, dos toros de Zalduendo mansos y blandos, el segundo aguantó un poco más porque el picador ni metió las cuerdas, en ninguna de las dos entradas al caballo y dos novillos mansos y blandos. Toda la tarde se ha simulado la suerte de varas. Pablo Hermoso de Mendoza ovación con saludos en ambos; Sebastián Castella oreja y oreja tras aviso; y Cayetano; silencio en los dos tras aviso.


En este remix de corrida no se sabe quien lleva la gente a la plaza, lo que si está claro es que los toros no. Una tarde más han pasado con más pena que gloria y ya van unas cuantas las que en Illumbe se han lidiado los carretones de Zalduendo. Y no es la primera vez que lidia novillos.

Eso si, el cartel de matadores era atractivo para los públicos y así se reflejó en los tendidos. Lo que no habían hecho los supuestos figuras, lo ha conseguido un rejoneador, un matador y un novillero.
No se ha puesto el cartel de no
hay billetes pero por lo menos
la plazalucía casi llena.

Pablo viene como en casa y ante un manso y parado primero se empleó bien con Curro para poner dos rejones de castigo. Sacó a Chenel para banderillear y más de lo mismo intentando encelar al toro que se había ido a la puerta de toriles. Cuando puso la primera e intentaba encelar al manso el caballo resbaló. El susto fue general, porque el toro se fue derecho al caballo, menos mal que lo sacaron enseguida los peones
y la cosa no pasó a mayores.


Este hecho ha marcado toda la
tarde del caballero, que no se
ha repuesto del susto. Napoleón
con banderillas y Sarmanta con las cortas, estuvieron bien, pero sin triunfalismos, además el rejón de muerte cayó trasero y en el costado. Pablo salió a recoger una ovación desde el tercio.

El Cuarto de la tarde todavía fue ,más manso y parado que el primero. Todo lo tuvo que hacer el rejoneador esto supuso que los rejones uno fuera a parar a la
paletilla derecha otro en su lugar
y el tercero muy trasero.

Volvió Chenel al ruedo para colocar tres banderillas. Luego Fusilero para hacer piruetas en la cara del manso. Con Sarmanta Pablo colocó una rosa y tres
cortas pero sin demasiado entusiasmo
en los tendidos por culpa de la sosería
del toro, aun así tenia que estar muy
atento el rejoneador, por los arreones
que de vez en cuando, pegaba el manso.
Falló con los de muerte tres pinchazos
y uno trasero precedieron a otra ovación
con saludos.

El toreo de moda seguramente es el francés Castella. La gente se entusiasma con sus pases cambiados desde el centro del ruedo, su toreo en línea, fuera de cacho, para terminar con el encimismo metido entre los pitones del toro medio moribundo. las dos faenas fueron un calco si bien en el primero lo vimos más templado. En el quinto añadió
unas manoletinas después de que
sonara un aviso, le da igual. Un bajonazo
fulminante en su primero y un pinchazo
yestocada caída, fueron los preludios
para que el publico pidiera una oreja en
cada toro.


Cayetano está en otro sitio, o mejor dicho, en otros sitios. Por una lado, la vista puesta en la encerrona de Bilbao y por otro la alternativa. Con dos novillos cómodos, mansos, carretones, como sus hermanos los toros. El novillero no ha estado en toda la tarde y mira que la gente le aplaudía todo, pero ni por esas.


Buenas verónicas de recibo en su
primero, pero ahí se acabó el toreo,
que no los muletazos despegados y
con excesivas ventajas. Dos pinchazos
aviso y media en el rincón que lleva el
nombre de su abuelo acabaron con el
primero de su lote. Silencio


Ni que decir tiene que en el sexto mucho menos, ni las verónicas vimos, más muletazos con todas las ventajas. Estacada haciendo guardia, aviso y estocada precedieron a otro silencio.

Archivo de Noticias