Los delirios de un cronista analfabeto.

La maricona de Villarino ignora la historia de los tentaderos

Me han contado que la Flor de Villarino "horrendo ejemplar de mariquita rural", en uno de sus últimos abortos de un suplemento taurino, echa las campanas a vuelo porque "Salamanca esta de moda" y vienen las figuras a entrenarse en los tentaderos. Se refiere a que pasaron por aquí Morante de la Puebla y Salvador Vega. No sabía yo que Morante fuera una figura después del petardo de Madrid, donde ningún torero lo ha tenido tan fácil para hacerse millonario y que, Salvador Vega, aparte de sus buenas maneras, hiciera viajar a los empresarios para contratarlo.

Este pobre lameculos llama figura a cualquier cosa. Otro asunto es que sean dos artistas a los que el aficionado siempre espera ver algo bueno. Pero figura es algo muy distinto.

Este pobre ignorante que controla un semanario taurino como podía estar de mamporrero en la Conferencia Episcopal, no sabe que desde hace casi un siglo, las grandes figuras del toreo se pasaban los inviernos enteros viviendo en casa de los ganaderos de Salamanca. Éste analfabeto taurino no ha visto nunca una fotografía en el portal de Don Graciliano Pérez Tabernero por donde aparece entrando en la casa, nada más y nada menos que Juan Belmonte. Venia de torear el festival de la Virgen del Cueto en compañía de Chato Graciliano, que fue el mejor torero señoriíto de la historia. ¿Hay alguna diferencia entre Morante y Juan Belmonte?.

Éste pobre ignorante no sabe que por estas casonas ganaderas, pasaron todos los inviernos, los toreros de la edad de oro (desde la muerte de Joselito, hasta la llegada de Manolete), cuando salieron los toros más bravos y cuando se toreaba con mayor pureza y variedad. Desde Granero hasta Cagancho, pasando por Domingo Ortega, Marcial Lalanda, Antonio Márquez "Chicuelo", Manolito Bienvenida etc…No sabe que Manolete vivía en casa de Paco Galache. No sabe que Arruza la primera vez que llego a tentar por estas tierras se fue asustado de la finca de Manolo Cobaleda al ver en los chiqueros unas vacas tremendas, con seis años y unos pitones pavorosos. Luego volvió cuando supo que el ganadero no le había preparado una encerrona y siempre tentaba vacas viejas.

Éste pobre ignorante no sabe que aparte de Manolete, aquí estaba Antonio Bienvenida y que años mas tarde Cesar Girón y sus hermanos Vivian en Gallegos de Argañan en casa de los Rodríguez Pacheco.

Recuerdo una mañana que vi a la puerta del Café Novelty a Pepin Martín Vázquez, Manolo Escudero y Rafael Albaicín, que tentaban por la tarde. Los tres elegantísimos. Albaicín con su pañuelo de seda al cuello como los gitanos ricos, a Manolo Escudero, lo mismo que Luís Gomez "El Estudiante", le gustaba la ropa inglesa y llevaban chaquetas de Cachemir y sombrero de fieltro. Pepin Martín Vázquez se hospedaba en el Gran Hotel y recuerdo que "olía a torero" vestido de calle (ahora van en chándal y deportivas), porque daba gloria verlo atravesar la Plaza Mayor con un traje diplomático negro con rayas blancas, el mismo salero que si estuviera haciendo el paseíllo.

Éste pobre tontucio no sabe que Julio Aparicio (el padre), se hizo aquí torero y tentó las vacas con pantalón corto, cuando Manolete le dejo la primera becerra en lo de Maria Antonia Fonseca. Luego cuando fue figura venia a pasar los inviernos en esa finca.

Éste pobre descerebrado no sabe que aquí descubrieron a El Cordobés. Primero lo echaban los ganaderos de las fincas porque sólo era un pobre roba gallinas. Aquí lo descubrió El Pipo y al año siguiente los ganaderos se pegaban por recibirlo en sus casas.

Ahora llega este cantamañanas con la estupidez de que en el Campo Charro esta de moda porque ha venido Morante, que será un gran artista pero como torero no sirve para descalzar a los que he nombrado. No es cosa de molestar mi memoria como testigo directo de todos los tentaderos que hice alternando con todas las figuras que pasaron por estos campos. Se va a quedar bobito cuando le diga que en la fiesta de entrega de premios de "Diario 16" estuvieron haciendo un tentadero en mi ganadería nada menos que: Rafael Ortega, Manolo Escudero, Manolo Vázquez, Litri padre, Antoñete, Ángel Teruel y Curro Vázquez.

No sabe el pobre, que la plaza de El Berrocal la inauguraron Julio Robles y Manzanares y que en el palco de invitados se sentó Domingo Ortega.

A éste pedazo de tontucio le ha entrado un escalofrío por esa pluma que tienen en el ojo del culo porque ha venido Morante a tentar unas vacas. Y fijaros que mierda de cronista será que ni le han permitido ir a verlo para luego hacerse una paja a su salud.

¡Cuanto atrevido, cuanto fantasma, cuanto indocumentado¡! Como esta la prensa ¡!Como esta el toreo¡ Da asco mezclarse con esta gentuza….

A la flor de Villarino le dieron por detrás.
Al volver de Carnavales de Ciudad Rodrigo.

Siento seguir escribiendo de esta inmundicia de escribidor taurino, porque a pesar de los años que lleva en el oficio es el hazmerreír de los taurinos por su desconocimiento del asunto que le da de comer.

Al quitarme de en medio tenía una magnifica ocasión de destacar. Pero tiene que vivir a la sombra de los demás "ahora ejerce de alcahuete y monaguillo del Prostituto Fenicio, compartiendo funciones con el Robameriendas".

Sólo es conocido por las mariconerias que cuento de su cateta persona y porque siente contracciones vaginales cuando ve a Valverde.

El caso es que regresaba de los Carnavales de Ciudad Rodrigo, donde no le permitieron disfrazarse de puta barata y al llegar a la altura de Fuentes de San Esteban, quedose pasmado comtenplando una foto en color de Valverde que lleva en el salpicadero del coche.

Parose repentinamente por el éxtasis erótico y el conductor que venia detrás le dio por su sitio, destrozándole el culo del coche. Que no es suyo. Como todavía no ha incorporado a la mecánica del coche el tampax que usa cuando ve a su torero, tardo mucho en llegar a la noche salmantina para incorporarse a la gran fiesta gay que se celebraba en la zona de Van Dyc.

Fueron los del Mesón del Cruce, quienes prestaron los primeros auxilios, llevándole agua de azahar y una infusión de rosas frescas con lo que la esperpéntica maricona de Villarino volvió en si y saco de la guantera un abanico de nácar para darse de aire.


Archivo de Artículos